Proceso de Curación

Los JAMONES EL MORTERO tienen su origen a partir de cerdos minuciosamente seleccionados entre las mejores razas porcinas, con una cuidada y atenta alimentación, sacrificados en mataderos homologados y cumpliendo las normas que marca la Comunidad Europea, seleccionando de entre los mismos las piezas más idóneas para salazón.

El proceso de salazón se realiza con sal marina, el tiempo mínimo según peso, para darle el grado óptimo indispensable para obtener el aroma y el sabor tan característico de los JAMONES EL MORTERO.

En nuestros secaderos equipados con la más moderna tecnología reposan los jamones para un curado uniforme.

En el silencio de nuestras bodegas y tras muchos meses de reposo concluirá el proceso de maduración a la temperatura humedad que le proporciona el clima Mediterráneo de la Sierra de Almagrera, resultando ese color, aroma y sabor únicos que caracterizan a nuestros productos.